Madres que juegan a ser las “mejores madres”

56
0
Comparte:

Quiero crear esta entrada para desahogarme un poco ante algo que me ha sucedido hoy por Twitter. Mi hombre dice que si tuviese miles de usuarios en Twitter me afectaría enormemente, ya que aún me queda mucho por aprender en cuanto a aceptar lo que para mí son faltas de respeto y de dedos en la frente, y aunque no me pasa a menudo, a veces me siento dolida y atacada por comentarios fuera de lugar de algunos usuarios que utilizan esta plataforma.

Resulta que hoy he compartido mi entrada sobre cómo empezar a enseñar a leer a nuestros hijos con el método doman, podéis leerla luego aquí. La entrada en cuestión tiene mucho curro y hago hincapié varias veces en la importancia que tiene este método como un juego divertido para el niño, donde en ningún momento se le obliga ni se le somete.

Me parece respetable que haya quienes no crean en la capacidad e interés nato del ser humano por aprender sin imposiciones, yo sí creo en ello, pero la chica que hoy ha comentado en mi entrada a través de Twitter, no tiene idea de lo que habla y de hecho, no creo si quiera que haya leído mi entrada.

Jamás hablaría bien sobre un método irrespetuoso para con nuestros hijos, de hecho creo que lo dejé muy claro en mi entrada sobre el método estivill, por eso me duele y me fastidia enormemente que haya personas que juzguen mi maternidad tachándome de “mala madre”.

No con esas palabras pero sí con las siguientes:

Sabes que lo que indicas no es aprender a leer, no? Algo imposible para niños de esa edad, por otra parte, sino a relacionar un sonido con una imagen. Es necesario someter a niños tan pequeños a esta tortura en vez de jugar con ellos y descubrirles lo maravilloso del mundo??

Primero quisiera contarle a esta chica (que ya le contesté por Twitter)  que sí es posible que los niños de esa edad aprendan a leer. Por otro lado, decirle que un juego donde la diversión e interés del niño están por encima de todo no puede nunca ser una tortura, es un juego, que además, resulta ser muy educativo y ayuda al niño a desarrollar su capacidad lectora con facilidad y entusiasmo. Para terminar de responder a este comentario podría recalcar que entre esas maravillas del mundo encontramos el lenguaje escrito, y con este método se lo descubrimos desde el amor y respeto infinitos.

El respeto entre iguales es otra de las maravillas del mundo que deben conocer nuestros hijos, y hay que enseñárselo mediante el propio ejemplo ¿no cree?.

Esta fue mi respuesta a su comentario:

Guau!! atacas fuerte. Aprender a leer mediante relacionar letras entre sí es aprender al fin y al cabo. Además no se les somete a una tortura, esos son palabras mayores que están fuera de lugar. De hecho es vital que el niño se divierta a modo de juego.

Pues bien, a mi respuesta indignada, aunque respetuosa a regañadientes, responde lo siguiente:

Cierto, tendría que haber entrecomillado esa palabra, pero leer es otra cosa y con dos años deben jugar y jugar que hay mucha prisa porque crezcan y no se les deja ser niños

Y el hilo sigue así:

MAMAVENTURA: Es que una cosa no quita la otra, no se puede juzgar un método que no es dañino para el niño porque a ti no te guste. En mi caso se divierten jugando a aprender a leer, les gusta y te aseguro que nadie en nuestra casa le roba la infancia a nuestros hijos. Todo lo contrario.
USUARIA DE TWITTER: Yo solo he opinado. Y sigo insistiendo en la diferencia entre leer y lo que tú comentas. Y no, no me parece que sea lo mejor para un niño de 2 años, creo que hay juegos mucho más adecuados para esa edad y que les divertirán igual o más
MAMAVENTURA: Opinar que una madre que juega a enseñar a leer a sus hijos es una tortura, decir que hay cosas maravillosas que enseñarle en la vida y no esas, y dejar caer que es un intento de querer hacerles crecer y no disfrutar de su niñez, para mí, no es opinar, es una falta de respeto.

La susodicha me suelta que someto a mis hijos a una tortura, que les debería enseñar lo maravilloso del mundo y de la vida, que no les dejo disfrutar de su niñez…¡y se queda tan pancha diciendo que es su opinión!. No sabía que había falsas gurús tan cerca.


Y quizá diréis que qué os importa a ustedes esta movida, pues bien, aparte de desahogarme en mi Blog (a mí me sirve enormemente), creo que es necesario que nos miremos a nosotros mismos antes de criticar a una madre o a un padre. Las opiniones tienen un límite, o deberían tenerlo, y sinceramente acepto que alguien piense diferente a mí, acepto las opiniones de los demás, pero no acepto ni aceptaré jamás que me den lecciones de “buena madre”.
Comparte:

Comenta este post