La Exposición de Niños en Redes Sociales

797
1
Share:

La exposición de niños en redes sociales está en auge; hoy en día nadie se asusta de ver niños pequeños continuamente expuestos en plataformas como Youtube, Facebook e Instagram, entre otras; pero ¿quién le recuerda a los padres el daño que esto puede provocar a sus hijos? ¿Hay forma de detener este círculo vicioso?

Hoy quiero hablaros acerca de mi opinión sobre la exposición de niños en las redes sociales y desde ya adelanto que no estoy a favor de esta práctica comercial e irresponsable.

EXPONER A NUESTROS HIJOS EN LAS REDES

LA MODA DE LA EXPOSICIÓN DE NIÑOS EN REDES SOCIALES

Desde hace unos años, coincidiendo con el surgimiento de las redes sociales, se ha puesto muy de moda encontrar Canales y Blogs donde se expone de manera constante a los niños.

Youtube, Instagram y un largo etcétera de canales sociales, junto con Blogs de madres y padres que cuentan sus experiencias, nos muestran fotografías y vídeos de los más pequeños de la casa.

El “enfrentamiento” entre defensores y detractores sobre la exposición infantil en redes sociales está en auge, y es que, se trata de un tema sumamente confrontado.

Los peligros de la exposición de niños en redes sociales

Aquí entran factores sumamente delicados y evidentemente no podemos meter en el mismo saco a los niños que son fotografiados y expuestos en un blog con 500 visitas mensuales, que a los niños Youtubers cuyo canales tienen miles e incluso millones de seguidores. La exposición infantil puede ser la misma, pero el peligro que supone varía enormemente.

Sin embargo, nadie sabe nunca hasta qué punto puede un canal, cuenta o blog convertirse en un medio reconocido y sea como sea, las imágenes e intimidades de nuestros hijos son en última instancia de su propiedad.

 

Mi Opinión sobre la exposición infantil en redes

Estoy totalmente en contra de ella, porque si nuestra imagen e intimidad van a ser expuestas al público, debería ser siempre y únicamente bajo nuestro consentimiento consciente.

Últimamente queremos empoderar al niño de muchas cuestiones necesarias, queremos valorarlos y darles su lugar “robado” desde hace antaño.

Los niños empiezan a verse como iguales, porque ser niño, no significa ser menos que nada ni que nadie. Parece que se les empieza a devolver el respeto que merecen como seres humanos.

Pero todo esto, sigue pareciéndome hipócrita, si exponemos a nuestros hijos pequeños en redes sociales que manejamos nosotros, los adultos.

¿Acaso no debe ser el niño, en pleno conocimiento de lo que estar expuesto en redes significa, el que decida si quiere o no que su imagen e intimidad sea pública?

Poniéndole un Precio a su imagen

Vuelvo a repetir que no quiero que nadie se ofenda, pero creo que en bastantes canales y Blogs, se le acaba poniendo un precio a la imagen de nuestros hijos.

Y esto es así porque sin nuestros hijos expuestos muchas personas no seguirían fielmente nuestra historia, y muchas marcas no contarían con nosotros para determinadas colaboraciones.

Los niños nos enganchan, nos gusta ver bebés comiendo o gateando, nos gusta ver esa carita tan preciosa que les caracteriza.

Por lo que creo, que entre el autoengaño y la falta de humildad, somos deshonestos si pensamos que no lo hacemos por dinero o reconocimiento social.

Porque en última instancia, si de verdad no se hace por dinero o reconocimiento, no sería necesario.

A todo esto, hay quienes afirman estar recopilando recuerdos, como si las redes sociales fueses un álbum familiar en la nube. Sin embargo, es evidente que publicar fotos o vídeos públicamente de la vida de los hijos no es motivo de justificación.

Consentimiento consciente del niño

Nuestros hijos no son propiedad nuestra por el hecho de que sean nuestros hijos.

Es evidente que hasta cierto punto vamos a tener que marcarle límites y decidir por ellos en según qué casos.

La exposición al público se ha normalizado de una forma insana, cada vez es más común compartir nuestra vida públicamente con gran vehemencia, pero es algo que debe elegirse en pleno juicio consciente de lo que ello supone y significa.

Y no me refiero a cuestiones alarmistas y atrocidades inmorales sobre los peligros de la exposición infantil, que puedo estar más, o menos de acuerdo.

Me refiero a algo tan simple como el poder de decisión de los niños sobre su imagen e intimidad. Así de sencillo.

¿Y cuándo es un niño consciente de lo que estar expuesto al público significa?

Sinceramente creo que ni siquiera nosotros llegamos a entender los entresijos que hay tras redes sociales, pero, evidentemente, un niño de 6 años no puede llegar a entenderlo con total profundidad.

Es en edad adulta, y digo adulta, cuando una persona puede ser plenamente consciente acerca de las redes sociales y puede decidir si quiere o no exponer su imagen e intimidad para con otros.

Hasta aquí mi opinión acerca de la exposición en redes sociales de los niños. Espero de corazón que nadie se sienta ofendido y espero también, por qué no, que os haya gustado leerme.

Un abrazo a todos mis lectores.

 

 

 

 

 

Share:

1 comment

  1. Madre Superada 25 enero, 2019 at 18:44 Reply

    Pues comparto bastante tu opinión. Si te fijas, en mis redes sociales no suelen salir fotos de mis hijos… y las pocas que hay son de espaldas o de tan lejos que no se les llega a ver bien ni a reconocer.
    No concibo el hacer uso de su imagen aprovechando su “ignorancia” sobre el tema.
    Un saludo!

Leave a reply