¿Cuándo poner a un niño un profe particular?

123
0
Share:
Cuándo poner a un niño un profe particular

Cuándo poner a un niño un profe particular

Esta es la gran pregunta que nos planteamos siempre que comienza un nuevo curso o cuando las cualificaciones empiezan a flojear y no cumplen con nuestras expectativas ni con las de nuestros hijos. En esos momentos, recurrir a un profesor particular es una de las mejores opciones para detectar en qué asignaturas encuentran más dificultades de aprendizaje y en cuáles precisan de un refuerzo para poder asimilar bien todos los contenidos y aprobar sin problema.

Tal y como señalan los especialistas en educación, los padres suelen demandar clases particulares para sus hijos en los meses de setiembre y en los de enero y junio, esto es, al final de la primera evaluación trimestral y en la última. Unos momentos puntuales en los que podemos contrastar si el esfuerzo y el rendimiento de nuestros hijos se refleja en sus notas y buscar una solución para evitar que vaya a mayores y caer en el temido fracaso escolar.

¿Qué es el fracaso escolar y qué tipos existen?

Como ya hemos apuntado, el fracaso escolar es una problemática educativa y social que requiere nuestra acción y compromiso para ponerle freno y conseguir recuperar a todas aquellas personas que no consiguen superar con éxito la enseñanza obligatoria y abandonan sus estudios de forma prematura o, ante la falta de orientación laboral y académica, no saben hacia dónde orientar su formación profesional y académica.

Si nos encontramos con una de estas situaciones tenemos que considerar que el fracaso escolar tiene distintos tipos o fases ante las que es importante estar atentos al objeto de detectar sus síntomas de forma precoz.

El fracaso escolar primario aparece en los primeros años de escolarización y se refleja en un bajo rendimiento académico, siendo preciso buscarle una solución consultando con los tutores. En cursos superiores se pueden sumar ya los cambios de la infancia a la adolescencia, episodios de acosos, situaciones familiares y cualquier otro evento que interfiera en su vida escolar y que es fundamental detectar con prontitud y sin generar inquietud en el niño.

Sea cual fuere el caso en el que nos encontremos, desde especialistas en enseñanza como Superprof nos aconsejan acudir siempre a un apoyo extraescolar profesional y de calidad.

¿Cómo y cuándo escoger un profesor particular?

Cómo y cuándo escoger un profesor particular

Cómo y cuándo escoger un profesor particular

Pero ¿estamos siempre ante un fracaso escolar por falta de rendimiento? A veces un bajón en el rendimiento escolar esconde muchos otros factores y es importante que nuestra decisión de poner un refuerzo escolar la contrastemos con el tutor del aula, además de dialogar con nuestros hijos para saber qué es lo que ellos creen que les está bloqueando. Los especialistas como Superprof nos señalan qué aspectos considerar a la hora de escoger un profesor particular:

  • Hay que tomar este tipo de decisiones consultándola previamente con el tutor o tutora del nuestro hijo, siendo ellos quien pueden ayudarnos mejor a dilucidar si es realmente conveniente y qué materias precisan de refuerzo extraescolar y cómo hacerlo.
  • Hay que enfocar estas clases particulares como una ayuda y un refuerzo, siempre en la misma línea curricular y criterios educativos del colegio para no interferir ni confundir al niño, además de evitar que nuestro hijo piense en las clases como un castigo.
  • Es por ello fundamental recurrir siempre a profesores profesionales y capacitados sepan mantener la autoestima de nuestro hijo y le animen a aprender, retomar el interés por las clases y no rendirse ante cualquier dificultad. La motivación será clave para recuperar el ritmo de las clases. Además, un profesor cualificado sobre cómo conseguirlo sin sobrecargar de trabajo al niño y descubrir cuáles son las claves de esa falta de rendimiento.

¿Qué papel desempeña un profesor particular?

Un profesor particular tiene por delante un enorme reto: el recuperar la autoestima del niño y su interés a la hora de estudiar un tema o una asignatura, además de dilucidar cuál puede ser el motivo último de esa desmotivación.

Una vez que se ha podido conversar con el niño y comprobar su nivel y rendimiento escolar, será el momento de diseñar un plan de actuación para estimular las habilidades y aptitudes del niño y que, además de superar sus obligaciones escolares, también se recupere su interés y gusto por aprender.

Por otra parte, puede que, en otro entorno, con otro profesor y unas clases adaptadas a su capacidad y personalidad, se despierte su interés y ganas de aprender, ofreciendo una respuesta más positiva y ofreciendo un mejor rendimiento.

¿Cuál es el mejor profesor particular para nuestros hijos?

En la actualidad, los portales de clases particulares nos facilitan mucho la tarea de encontrar un buen profesor particular para nuestros hijos. Así, en estos portales podemos buscar un profesor por zonas geográficas, presentándonos profesores que den clases en nuestra localidad o en las cercanías, además de poder consultar horarios, titulaciones y perfil profesional.

Además, también suelen incluir valoraciones de otros padres y alumnos, siendo un apartado fundamental para ayudarnos a tomar una decisión acertada.

Por último, siempre resulta interesante intercambiar impresiones con el profesor particular, exponerle nuestro caso, nuestras dudas y preguntas y establecer horarios y tarifas. Unos detalles que resulta fundamentales para arrancar desde un buen punto de partida y conseguir que la relación sea fluida y estemos siempre al día en lo que a avances y posibles problemas ser refiere, además de conocer desde el primer momento cuál es el plan de trabajo que el profesor va a desarrollar.

De esta manera podremos intervenir en ese proceso de manera indirecta, pero nunca pasiva y desapegada.

Share:

Leave a reply