Revisiones médicas después del parto

Share:

El nacimiento de un nuevo bebé trae consigo importantes cambios en la vida de una mujer, siendo la falta de tiempo una de las primeras sensaciones que no tardan en aparecer. Sin embargo, es importante que sepas cuáles son las revisiones médicas más importantes después del parto, ya que tu salud seguirá siendo un pilar fundamental de tu vida cuando recibas a tu nuevo hijo en casa.

Revisiones ginecológicas

Revisión ginecólogo después de parto

La importancia de las revisiones ginecológicas después del parto

Tras dar a luz, la revisión ginecológica será de obligado cumplimiento para garantizar que todo va según lo esperado. Esta primera visita al ginecólogo se aconseja a los siete u ocho días después del parto en caso de cesárea y a los cuarenta días en  caso de parto vaginal. El doctor examinará el estado de la madre según sus circunstancias personales: comprobará la evolución de las posibles cicatrices, ya sea de la cesárea o de la episiotomía; palpará el útero, a fin de asegurarse que se ha contraído; se analizará la recuperación general de la mujer y, si fuese necesario, se explorarán las mamas para verificar que todo está en orden.

No dejes pasar la revisión protocolaria del ginecólogo después de parir. Además de comprobar tu estado de salud reproductiva, tu médico te ayudará a resolver posibles dudas que te surjan con respecto a tu nueva situación de vida: relaciones sexuales, métodos de anticoncepción, etcétera.

Revisiones al dentista

Revisión dentista después del parto

El dentista deberá revisar tu salud bucodental cuando te recuperes del parto

La salud bucal es una de las grandes afectadas durante la etapa de embarazo. Los cambios hormonales favorecen la aparición de caries y de enfermedades como la gingivitis y la periodontitis, por lo que la visita al dentista será imprescindible en cuanto la mujer se haya recuperado del parto. En la consulta, los especialistas confirmarán el estado general de la boca y, en caso necesario, efectuarán el tratamiento más adecuado para recuperar la salud bucal. En la mayoría de los casos, la limpieza correcta de los dientes durante el embarazo garantiza que no haya problemas bucales mayores.

Cuida de tu boca en todo el período de gestación y no alargues tu visita al dentista después del parto. Prevenir con visitas regulares al dentista durante tu embarazo te ayudará a disminuir las posibilidades de padecer problemas de dientes y encías. Dale a tu boca los cuidados que merece y acude a centros especializados para estar segura de que todo está en su lugar una vez tengas a tu bebé entre tus brazos.

Revisiones al endocrino

Revisión dietista después del parto

Acude a especialistas antes de iniciar dietas después de tu embarazo

El aumento de peso es algo normal que la gran mayoría de mujeres experimentan durante el embarazo. Después del parto y, sobre todo, si la mujer decide amamantar a su bebé con leche materna, es importante evitar dietas mágicas que aseguran la panacea. La alimentación es fundamental para el desarrollo y funcionamiento óptimos de todo lo que sucede en el organismo, por lo que debe ser un endocrino o especialista en dietética y nutrición quien aconseje y dé pautas de alimentación a las mujeres recién paridas. Los especialistas establecerán un plan de actuación personalizado y adecuado a cada persona y aportarán consejos de salud y ejercicio físico con los que compaginar la dieta.

Ten en cuenta que cada organismo, así como sus necesidades nutricionales, varían de una persona a otra. Si cuidar tu alimentación no parece ser suficiente para bajar de peso, no acudas a dietas estrictas sin antes consultar con un especialista en materia.

Revisión psicólogo después del parto

Un psicólogo te ayudará a afrontar aquellas circunstancias que te sobrepasen

El nacimiento de un nuevo hijo puede generar cierta inseguridad, que mal gestionada, podría acabar provocando depresión y problemas serios de ansiedad. No todas las mujeres necesitan ayuda psicológica después de parto; sin embargo, caer en depresión o sentir un enorme desbordamiento emocional son hechos frecuentes que suceden a un buen porcentaje de nuevas mamás. A veces, no es suficiente el apoyo que brinda la pareja y la familia, por lo que acudir a un psicólogo o terapeuta profesional será la mejor opción para que la mujer vuelva a tomar las riendas de su vida desde un prisma sano y equilibrado.

Olvídate de avergonzarte por necesitar ayuda externa y piensa que todas las mujeres necesitamos apoyo adicional en algún momento de nuestro proceso de maternidad. Ser madre en la actualidad no es nada fácil; las responsabilidades familiares, la presión financiera y la compleja conciliación laboral nos empujan a sentirnos presionadas y, en muchos casos, sin salida aparente. No te fuerces y acude al psicólogo en cuanto percibas que algo no va bien en tu interior.

Recuerda que las revisiones médicas después del parto tienen mucha importancia en tu recuperación física, psicológica y emocional. No te abandones y cuida de tu salud en cada una de las etapas de tu vida.

Share:

Leave a reply