El periodismo utópico

301
0
Share:

En plena era tecnológica y ante la cumbre de la manipulación de masas que sufrimos en la actualidad, parece más difícil que nunca encontrar a periodistas que nieguen su servicio a la podrida cúspide. Todo indica que no muchos de los profesionales que gozan de credibilidad social están dispuestos a derrumbar el velo de la ilusión y el engaño que oscurece a la humanidad ahora, más que nunca.

Periodismo utópico

Manipulación de masas a través de los medios de comunicación

Aquellos locos conspiranoicos que desde hace décadas nos brindan información veraz, siguen abogando por la comunicación alternativa como forma de periodismo social; un periodismo utópico que pretende sanar las heridas que imponen los grandes «medios de manipulación» actuales. Iker Jiménez, Enrique de Vicente, David Topí, José Luis Camacho, Alex García (Alex Comunica) y Juan Fernández (Nueva Consciencia) son solo algunos de los que, a su modo, están contribuyendo en ese periodismo real que tanta falta nos hace en estos tiempos de control humano.

Mientras tanto, miles de millones de personas siguen siendo borregos de la globalización de intereses ocultos que llevan a cabo los miserables de la pantomima mundial. Pocos, aunque cada vez más, individuos ponen fin a su partida en el juego del engaño; un juego que escenifica a la perfección la estupidez humana de la que tanto hablaba Albert Einstein.

Es ahora un gran momento para darnos cuenta del Show de Truman en el que estamos inmersos. Mostremos al lobo nuestro poder y rompamos las cadenas que mantienen presa a la consciencia y al discernimiento. Dejemos de ser el alimento de aquellos que nos bombardean con miedo y miseria, y comencemos a ser responsables del mundo que da cobijo a nuestros hijos.

Quiero dar las gracias a todos aquellos comunicadores que navegan contra marea y que se revelan contra la desinformación impuesta y programada. A todos aquellos que se niegan a servir a los distintos grupos de poder y que se ponen al servicio de los seres humanos.

No dejen de desconfiar del escenario, intuyan lo que ustedes ya saben. Poco a poco despertaremos y emprenderemos un nuevo rumbo hacia lo que nos pertenece por derecho propio. Mientras tanto, apaguemos la televisión y quememos las palabras muertas que se imprimen en los periódicos. Pronto, habremos ganado la batalla.

 

Share:

Leave a reply