El dulce color amargo de la maternidad

Te entrego mi alma,

cuánto duele desgarrar mi vida,

el miedo atrapa mi sonrisa,

y tú la liberas, tú liberas mi risa,

y mi llanto,

 

Nunca antes me amaron tanto,

quiero hacer de tu amor un libro desesperado,

cuando me miran tus ojos,

tus ojos agradecidos,

llenos de vida,

esa vida que me falta y me sobra a tu lado.

 

Quédate conmigo un eterno instante,

y cuando partas,

sigue conmigo a ratos,

sigue amándome, mi vida,

que yo, te seguiré amando.

 

Mamá Ventura

mamaventura

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Entrada siguiente

Las <strike>jodidas</strike> temidas Rabietas de nuestros <strike>monstruitos</strike> hijos

Mar Jul 10 , 2018
Rabietas en niños ¡Hola! Soy mamá ventura y hoy voy a hablaros de las rabietas en niños. Mi hija mayor, Hada, tiene 3 años y Risueña, tiene 2. Ambas, están en el fango de las rabietas (de las de Duendecillo aún nos libramos), aunque por personalidad y gestión emocional, Hada […]