Archive of ‘Las Aventuras de Mamá Ventura’ category

Niños que golpean aunque se les trate bien

Ufffff!!!! Menudo tema, mientras aprendo y no aprendo a gestionar mis emociones como madre, si hay algo que me saque de mis casillas, es ver como Hada se muestra violenta con Risueña (no pasa siempre, pero sí demasiadas veces algunos días).

¿Por qué hay niños que golpean aunque se les trate bien? Es decir, ¿Por qué? ¿De dónde lo aprenden? En mi caso, mis hijos no están expuestos a violencia televisiva porque, como ya os he comentado en alguna ocasión, en casa apostamos por el contenido consciente. Evidentemente tampoco usamos la violencia física, no damos los llamados “cates” porque nos parece una falta de respeto abismal hacia nuestros pequeños. ¿Entonces? ¿Qué mierda pasa?

Me lleno de frustración cuando entre tanta crianza amorosa aparece Risueña llorando porque Hada no la respeta. Hoy sin ir más lejos, le ha dado una hostia porque sí, sin venir a cuento, al menos, sin venir a cuento mío, porque evidentemente a Hada le sucede algo, pero ¿El qué?

Me declino por:

  • Celos: No me gusta nada etiquetar, pero cuando hablamos de emociones y sentimientos, evidentemente tenemos que nombrar las cosas según qué comportamientos observamos, tenemos que “etiquetar” las emociones para saber a qué nos enfrentamos y ponerle nombre a “eso” que nos pasa.

Cuando Risueña nació, todo el mundo me decía:

Uyyyy!!! Qué de celos va a coger la mayor de su hermana…

A mí me sentaba como una patada en el coño estómago, – ¿Celos por qué?, van a ser hermanas con solo un año y 5 meses de diferencia de edad, nosotros como padres no vamos a dejarla de lado, vamos a hacerla sentir importante también, vamos a permitir que participe en lo relacionado con su pequeña hermana si eso es lo que desea, y si quiere sentirse o necesita sentirse “pequeña”, la entenderemos y la ayudaremos a que no se sienta mal, porque ella, también es y seguirá siendo nuestra pequeña.

¿Qué pasa? ¿Que acaso tengo que agachar la cabeza ahora, que acaso no existen hermanos mayores sin celos? Me niego a aceptarlo. Creo que tenía que pasar por esta situación, creo que depende muy mucho de la personalidad intrínseca de cada niño (modificable) y creo también que ha sido una gran hostia de la vida, a modo de aprendizaje. A día de hoy, sinceramente, no sé diferenciar si lo que siente Hada cuando no respeta a su hermana, son o no celos.

  • El ser humano es violento en determinadas circunstancias: Ya está, no hay más trampa ni cartón. Como especie animal que somos, actuamos frente a ciertos estímulos con violencia. Quizá Hada se sienta mal por algo importante para ella, quizá sienta frustración y la única herramienta que por ahora cree poseer sea la violencia, quizá así segrega alguna hormona o desfoga alguna energía, quizá quiere nuestra atención y tiene que aprender a que la atención no se debe buscar con violencia. Quizás, quizás, quizás ♪♪♪

 

  • Quizá lo que para mí como madre no sea violencia, para ella como hija sí lo sea: Por ejemplo: Quizá para ella sea violento que a Duendecillo le de teta y a ella no (no porque yo se la niegue, sino porque se destetó hace algún tiempo después de una preciosa lactancia a demanda), pero quizá ella quiere algo que yo no le doy, y eso para ella resulta violento, de modo que actúa con violencia (en este caso violencia física) hacia su hermana.

 

  • Forma parte de las consecuencias de una rabieta.

Seguiré aprendiendo e intentando dilucidar a qué se debe la violencia en niños a los que se les trata bien, aunque ya digo que es todo muy relativo, porque lo que para mí es lo correcto, quizá para Hada no lo sea.

Mientras tanto, si alguien quiere contarme su experiencia, estaré muy agradecida, y me despido, recordándoos y recordándome a mí misma, la relectura o lectura (si no lo conocéis), del libro “La Maternidad y el encuentro con la propia sombra“, de Laura Gutman.

NOTA IMPORTANTE: Hada tiene muchísimas facetas positivas, es amorosa, tierna y cuida con mucho mimo a su hermana. Quiero hacer hincapié en esto para que no entiendan que la violencia y faltas de respeto hacia su hermana son su única forma de expresión hacia ella.

 

Ayúdame a crecer:
error

Las jodidas temidas Rabietas de nuestros monstruitos hijos

Rabietas en niños

¡Hola! Soy mamá ventura y hoy voy a hablaros de las rabietas en niños. Mi hija mayor, Hada, tiene 3 años y Risueña, tiene 2. Ambas, están en el fango de las rabietas (de las de Duendecillo aún nos libramos), aunque por personalidad y gestión emocional, Hada siempre ha sido muuucho más propensa a ellas. Os quiero contar un poco mi experiencia, lo que he probado, lo que sigo probando, los resultados obtenidos, etcétera. Espero poder ayudaros de algún modo. ¡Al lío!

Invitación al autoconocimiento

Antes de entrar a presentar las rabietas como lo que creemos que son y por qué se generan en este mundo de locos y cuerdos, me gustaría hacer un inciso. ¿Qué nos brindan las rabietas de nuestros hijos a nosotros como padres?

Joder, RABIA!!, desesperación, impotencia, inseguridad…¡Algo debo estar haciendo mal! ¡Sacadme de aquí! ¡Voy a volverme loc@!

¿Cómo queremos enseñar a un niño a– o peor aún- cómo damos por hecho que deberían saber actuar de otra forma ante ciertas frustraciones, si nosotros mismos, en nuestro papel de adultos, no tenemos ni puta idea de cómo actuar? Me refiero a actuar con paciencia, sin gritos, con amor y compresión hacia la vida y sus formas siempre, siendo cómplices y comprensivos con lo ajeno, etcétera.

El niño, nos brinda la oportunidad de mirarnos a un espejo, de comprender de un modo profundo por qué, al igual que tú no sabes, él tampoco. El niño y su rabieta son una gran oportunidad que nos brinda la vida para volvernos más sabios en nuestro propio autoconocimiento.

De modo que, antes de enseñar a nuestros propios hijos a gestionar sus emociones y frustraciones, debemos enseñar a nuestro propio niño interior, así, y solo así, mostraremos a nuestros hijos que se puede y, se debe (por nuestro propio bienestar y el de los demás), actuar de otra forma, emocionalmente más “sana”.

¿Qué es una rabieta y por qué se genera?

La rabieta es un estado emocional de gran enfado que provoca, entre otros, gritos, llantos e irritación. La rabieta puede estar causada por miles de “pequeños” y no tan “pequeños” detalles que afectan a nuestros hijos, desde no querer cepillarse los dientes hasta querer un juguete que está usando otro niño, pasando por todo un abanico de situaciones que generan en el niño malestar y frustración intensivamente.

Os diré los únicos mensajes que, para mí, se esconden tras el oscuro velo de una rabieta.

Quiero algo y creo que no puedo conseguirlo.

o bien…

Creo que necesito algo que no necesito.

De este modo, la rabieta se genera como respuesta a algo que el niño cree no poder conseguir, sea un juguete, una muestra de cariño de los padres o simplemente salirse con la suya. Ante la falta de herramientas más útiles en la forma de expresar de lo que desea o cree desear, la rabieta es el modo que encuentra más oportuno e instintivo de hacernos llegar su mensaje.

¿Cómo detener las rabietas en niños?

Sea cual se el motivo de la rabieta de nuestros hijos, según mi experiencia, lo que me suele servir es la distracción y la empatía. Me explico:

Poder de Distracción

Imaginaos a un niño en plena rabieta, ponernos a gritar o a intentar explicarles algo en ese momento no suele servir de mucha ayuda, al menos a mí no me ha servido, sin embargo, podemos intentar distraerlos. En casa, yo y mi hombre lo hacemos en plan exagerao´ , a lo bestia. Por ejemplo, para poneros en situación:

Empieza una rabieta de Hada porque quiere agua y cuando el padre le acerca el vaso la lía tremendísima porque el vaso es de pasta, y ella lo quiere de cristal (un caso real de rabieta de mi hija); probamos con un “¡Ooossstiaaa mira la araña gigante que hay en el techo!”. De repente nuestra hija deja de liarla parda y suelta un tímido “¿Dónde, yo quiero verla?”. Que conste que no me gusta mentir a mis hijos, pero en ese momento, se consigue salvar al niño del estado de ira y frustración. Luego, calmadamente, podemos explicarle desde el cariño por qué no es conveniente para ella y para los demás ponerse así por el material del vaso donde se le ofrece agua, y le podemos brindar otras herramientas para que pueda expresar positivamente lo que ella quiere.

Poder de Empatía

En el caso de la empatía, basta con ponernos a su altura, agacharnos y ofrecerles un abrazo, suele funcionar y al cabo de unos segundos se calman. Tan sólo necesitan sentirse comprendidos a veces, y mostrándote empático logras conectar con tus hijos y sacarlos del estado “rabioso” en el que se encuentran. Una vez más, con el ambiente apaciguado, volvemos a explicar y a ofrecer herramientas, escuchando sus sentimientos y dándole importancia a lo que ellos sienten.

Juego de Variopintos Personajes

Esto me hace mucha gracia, nosotros en casa jugamos a “los personajes”. Esto es que inventamos e imitamos personajes creados por nuestra imaginación (la de mi hombre y mía), de modo que cada uno de ellos tiene su propia personalidad y trato con cada una de nuestras hijas (de nuevo excluyo a Duendecillo porque aún es pequeño para esto). A saber:

  • Mamá Ogro: Mamá un tanto grosera, que grita y se muestra histérica.
  • Papá Ogro: La versión “mamá ogro” en papá.
  • Bebé Travieso: Un bebé que se enfada, coge rabietas y se muestra violento (o como decimos en casa: Chungo Tela).
  • Bebé Tranquilo: Un bebé mimoso al que le gustan que lo duerman, le cuenten cuentos, lo cuiden, etcétera.
  • Carter: Un niño que le quita los juguetes a los demás (todo es suyo).
  • Callúa: Una niña amorosa y tranquila, siempre en paz y armonía.
  • Doctor Joseph: Es un dentista muy simpático y tierno que limpia los dientes a nuestras hijas y se los deja, según él, brillantes como estrellitas.
  • La Toti: ¿Conocéis el chiste de la mujer a la que echaron de la fábrica de mierda por golosa? ¡Pues esa es la Toti! Una personajilla muy simpática que come mocos, se mea por todos los rincones y disfruta comiendo cualquier cosa que encuentre por el suelo.
  • Lo que surja.

Cada personaje tiene su peculiar forma de hablar y de comportarse. A nuestras hijas les encanta, y nosotros nos divertimos igual o más que ellas. Este juego puede ser considerado igualmente una distracción, no sólo los utilizamos en procesos de rabietas, también jugamos cuando todos estamos de buen rollo para echarnos unas risas. Lo bueno del juego es que en mitad de una rabieta, viene un personaje, y mis hijas cambian el chic, dependiendo del personaje, huyen corriendo a esconderse entre risas, se muestran serias y le cuentan al personaje lo que les ha enfadado tanto con un tono tranquilo y sosegado, etcétera.

Este juego lo aconsejo muchísimo porque a nosotros en casa nos sirve mucho, claro que a veces, ellas juegan en nuestra “contra” y cuando hacen algo que no nos gusta nos sueltan un – “No he sido yo, ha sido Carter” – que te quedas boquiabierto y no te queda otra que reírte.

En definitiva, invito a todos los padres y madres a que vean la rabieta como un aprendizaje y oportunidad de crecer, tanto para nuestros hijos como para nosotros mismos; al fin y al cabo, amamos a nuestros hijos y ellos nos aman a nosotros por encima de todo, enfrentar las rabietas desde la empatía y el amor, nos hará más felices y cómplices a todos.

 

 

Ayúdame a crecer:
error

El dulce color amargo de la maternidad

Te entrego mi alma,

cuánto duele desgarrar mi vida,

el miedo atrapa mi sonrisa,

y tú la liberas, tú liberas mi risa,

y mi llanto,

 

Nunca antes me amaron tanto,

quiero hacer de tu amor un libro desesperado,

cuando me miran tus ojos,

tus ojos agradecidos,

llenos de vida,

esa vida que me falta y me sobra a tu lado.

 

Quédate conmigo un eterno instante,

y cuando partas,

sigue conmigo a ratos,

sigue amándome, mi vida,

que yo, te seguiré amando.

 

Mamá Ventura

Ayúdame a crecer:
error

A mi hijo le han diagnosticado Hirschsprung

¿Qué hacer cuando unos padres tienen un hijo al que le han diagnosticado Hirschsprung?

Confiar en que todo va a salir bien.

Soy mamá ventura y a Duendecillo le diagnosticaron la enfermedad de Hirschsprung antes de tener en mano el papel del alta Hospitalaria tras el parto. Ahora tiene casi 6 meses de vida, y ya ha pasado por quirófano, habiendo salido todo a la perfección y encontrándose a día de hoy con la misma vitalidad y alegría que un niño totalmente sano, y es que, la enfermedad de Hirschsprung tiene solución, y ésta es la cirugía.

Os explico algunos aspectos sobre la enfermedad de Hirschsprung para que la conozcáis mejor y sepáis de qué se trata.

¿Qué es la Enfermedad de Hirschsprung (EH)?

La enfermedad de Hirschsprung es una enfermedad del intestino grueso o colon. Las personas con esta enfermedad nacen sin las células nerviosas en una parte o todo el intestino grueso (segmento aganglionar), necesarias para mover la comida digerida y expulsar las heces del cuerpo.

¿Cuál es el porcentaje de nacimientos con enfermedad de Hirschsprung en España?

Se estima que esta enfermedad sucede en aproximadamente 1 de cada 5.000 nacimientos.

Sítomas de la enfermedad de Hirschsprung

Las señales y los síntomas se deben a la falta de los nervios del intestino que se encargan de las contracciones musculares que mueven las heces a través del intestino. Sin estos nervios en partes del intestino, el material no puede ser empujado a través del intestino, lo que resulta en estreñimiento severo u obstrucción completa del intestino.

En la mayor parte de los casos, la enfermedad es diagnosticada tras el nacimiento del bebé con Hirschsprung, causando expulsión tardía del meconio o la no expulsión del mismo en las 48h siguientes al nacimiento. Además, suele acompañarse de vómitos biliosos en el recién nacido y distensión abdominal.

Sin embargo, algunas veces el diagnóstico inicial puede no hacerse hasta finales de la infancia o la edad adulta. Es importante pensar en esta enfermedad en cualquier persona con estreñimiento severo crónico.

Tipos de Hirschsprung

De acuerdo a la longitud del segmento intestinal que no tiene células nerviosas (segmento aganglionar), la enfermedad puede ser dividida en:

  • Enfermedad de segmento corto (80% de los casos).
  • Enfermedad de segmento largo (15% -20% de los casos) cuando la enfermedad se extiende hasta el colon sigmoideo (la parte del intestino grueso que se une al recto).

En más o menos  5% de los casos la enfermedad afecta a todo el intestino grueso (agangliosis total del colon). En raras ocasiones, la enfermedad se extiende en el intestino delgado y envuelve todo el intestino (agangliosis intestinal total).

Herencia de la enfermedad

La enfermedad de Hirschsprung ocurre generalmente por sí sola, sin otros síntomas y se llama ” enfermedad de Hirschsprung aislada”. La enfermedad de Hirschsprung aislada tiene herencia multifactorial, lo que significa que múltiples genes interactúan con los factores ambientales que causan la enfermedad. Cuando alguien que no tiene la enfermedad, tiene un (a) niño (a) con enfermedad de Hirschsprung aislada, el riesgo estimado total de tener otro hijo con la condición es más o menos de 4%. Hay algunos factores que pueden influir este riesgo. Por ejemplo, el riesgo es mayor si el hermano tiene la enfermedad de segmento largo en lugar de la enfermedad de segmento corto. Los niños son más propensos que las niñas a desarrollar la enfermedad. Otro factor es si los hermanos que tienen, son o no, de diferentes padres.

Si la enfermedad de Hirschsprung se produce como parte de un síndrome genético, la herencia es según el síndrome específico. Por ejemplo, la herencia puede ser autosómica recesiva, autosómica dominante o ligado al cromosoma X, dependiendo de la causa exacta del síndrome.

En aproximadamente 12% los casos de la enfermedad de Hirschsprung son partes de una anomalía cromosómica, como el síndrome de Down.

La enfermedad de Hirschsprung ocurre de forma aislada en más o menos 70% de loscasos. Estos casos son causados por una combinación de cambios genéticos y factores ambientales. Hay por lo menos seis genes que se han asociado con esta enfermedad.

El hecho de tener una mutación en alguno de estos genes aumenta el riesgo de que una persona tenga la enfermedad, pero la mayoría de las personas con estos cambios en los genes nunca desarrollan la enfermedad. El riesgo de tener la enfermedad depende de:

  • El grado de parentesco con la persona afectada (por ejemplo, hermanos, padres)
  • El sexo del individuo afectado
  • El sexo del pariente
  • La gravedad de la enfermedad (el riesgo es mayor si el hermano tiene la enfermedad de segmento largo en lugar de la enfermedad de segmento corto)
  • La historia clínica y las pruebas genéticas

Tratamiento de la enfermedad de Hirschsprung

En cuanto aparecen sospechas de la enfermedad, se comenzará un seguimiento exhaustivo del paciente, implementando de manera rutinaria lavados intestinales con suero, que garanticen la extracción de las heces para evitar el riesgo de enterocolitis.

Para confirmar la enfermedad, se deberán obtener resultados positivos en dos pruebas: Manometría anorrectal y biopsia por succión.

La manometría anorrectal permite identificar el reflejo inhibidor del ano, siendo su ausencia indicativa de EH,con una sensibilidad del 98% y especificidad del 97%. La biopsia por succión debe ser suficientemente profunda como para obtener mucosa y submucosa, y poder informar sobre la actividad acetilcolinesterasa (AChE), hiperplasia de fibras, presencia o ausencia de ganglios y la calidad de los mismos.

Una vez confirmada la enfermedad, el tratamiento definitivo será la cirugía, que será en uno o dos tiempos dependiendo del segmento afectado, con resultados absolutamente extraordinarios.

A mi hijo le diagnosticaron Hirschsprung | Resumen de mi historia personal

  • Todo el embarazo se desarrolla con normalidad, doy a luz en Quirón Sagrado Corazón de Sevilla, de forma natural sin anestesia y viene al mundo mi precioso hijo, Duendecillo. Tras ser explorado por la pediatra, nos comunican a “mi hombre” y a mí que todo está bien y poco más tarde nos dan habitación.
  • Pasan las horas y Duendecillo no expulsa meconio, hasta las 48 horas no se considera alarmante así que toca esperar.
  • Noto que se agarra bien al pecho pero no quiere comer, siento que le da fatiga. Empiezo a sentir que algo no va bien, no sé por qué, presiento que algo malo pasa.
  • Duendecillo sigue sin expulsar su primer meconio y comienza a tener vómitos biliosos.
  • Nos indican que puede ser que haya tragado algo de sangre durante el parto. Le hacen lavado de estómago.
  • Pasan las horas y Duendecillo sigue vomitando, con poco apetito y sin expulsar meconio. Deciden repetirle lavado de estómago por si quedasen rastros de sangre del parto.
  • Le hacen un enema para sacarle el meconio. Después de quitarle la caca, confían en que haya sido simplemente un tapón de meconio que dificultara que Duendecillo expulsara por sí mismo sus primeras heces.
  • Parece que se regulariza todo un poco, deja de vomitar y comienza a expulsar muy muy poco meconio él solito.
  • A las 48 horas, parecía que todo estaba bien. Yo quiero ir a casa y los pediatras no pasan a darle el alta. Me enfado un poco porque solo quería irme a casa ya, que dejaran de molestar a mi pequeño. Después de la mejoría yo me aferré a que había sido simplemente un tapón de meconio y que todo estaba ya bien.
  • Pasa la pediatra y le ve distensión abdominal. Tiene que hacerle radiografía y si todo está bien, podemos irnos a casa.
  • A las horas, viene la pediatra con los resultados. Pide a los familiares que abandonen la habitación, excepto a los padres del bebé.
  • En ese momento el mundo se me cae. Algo no va bien, y tiene pinta de ser grave.
  • Nos comunican que no podemos irnos a casa, que los intestinos de Duendecillo no funcionan con normalidad.
  • Después de varias pruebas nos confirman que todo apunta a que nuestro pequeño tiene Hirschsprung.
  • Lo trasladan al Hospital Virgen del Rocío donde tienen Cirujanos Pediátricos especialistas en la enfermedad de Hirschsprung.
  • Ingresa en Neonatos durante más de 20 largos días.
  • Lo estabilizan y nos enseñan al padre y a mí a hacer lavados intestinales para que podamos realizarlos en casa diariamente.
  • Le dan el alta y lo ven semanalmente.
  • Le hacen dos pruebas para confirmar la enfermedad de Hirschsprung y ambas son compatibles con la enfermedad. Mi hijo tiene Hirschsprung.
  • Nos dan fecha de operación.
  • Creen que es Hirschsprung de segmento corto pero no pueden confirmarlo hasta que estén en Quirófano durante el proceso de cirugía.
  • Operan a Duendecillo. Todo sale a la perfección.

Doy gracias a la Doctora María José Moya, Cirujana Pediátrica del Virgen del Rocío, por ser tan buena en todo y por su sonrisa.

  • Pueden realizar la cirugía en un solo tiempo, algo que nos alegra enormemente. Segmento total afectado: 30cm de Hirschsprung.
  • A los 5 días post operación estamos en casa.
  • Comenzamos proceso de dilatación de la herida, algo que podemos hacer en casa.
  • Duendecillo sigue con sus controles, cada vez más esparcidos en el tiempo. Está sano, feliz, gordo…Me tiene enamorada.
Ayúdame a crecer:
error

1 2 3

error: Contenido Protegido.