Aprender a no gritar a los hijos | ¿Cómo?

Aprender a no gritar a los hijos | ¿Cómo?
5 (100%) 8 votes

Desde mamaventura quiero mostrarte varias formas que te servirán para aprender a no gritar a los hijos. Debes entender que gritar a los hijos no es algo por lo que debas sentir culpa, el hecho de que hayas llegado hasta aquí muestra tu interés por crecer emocionalmente y eso es algo muy positivo.

Los 10 Mandamientos de aquellos que quieren aprender a no gritar a los hijos

  1. Quiero aprender a no gritar a mis hijos.
  2. Si durante mi proceso de aprendizaje, alguna vez grito a mis hijos, sabré perdonarme.
  3. Mis hijos no merecen que les grite.
  4. Yo, no merezco convertirme en una persona que busca soluciones gritando.
  5. Después de gritar a mis hijos me siento mal.
  6. Cuando no grito a mis hijos, me siento muy bien.
  7. Querer aprender a no gritar a los hijos es algo que convierte a la persona en un Ser más consciente y justo.
  8. Voy a aprender a no gritar a mis hijos y estaré orgullos@ cuando lo haya conseguido.
  9. Aprender a no gritar a los hijos es lo que quiero.
  10. Aprender a no gritar a los hijos es lo que haré.

Al igual que comerse las uñas o cepillarse los dientes con excesiva fuerza, gritar a los hijos es algo a lo que uno se acostumbra, y al igual que tú te acostumbras a gritar, tus hijos se acostumbran a que les grites, convirtiendo así al grito en una forma válida y casi automática para comunicarnos y enfrentar los problemas.

Si bien es cierto que, en cierto modo, al gritar nos sentimos más aliviados, debemos tener muy en cuenta que gritar a los hijos es un acto de violencia hacia ellos y hacia nosotros mismos, por ello, el primer paso será darnos cuenta de que no queremos continuar gritando, para comenzar un autoaprendizaje y hacer frente a los desafíos de forma menos dañina y más constructiva.

Nuestros hijos están aprendiendo cientos de conceptos y emociones diariamente, buscan su lugar, buscan ser escuchados y aún no han adquirido las herramientas necesarias para gestionar todas sus emociones del modo “correcto”. En sus padres ven de algún modo “al Maestro”, para ellos, no tiene sentido que sus padres le digan que no se grita, gritando.

En cambio, si contemplan a unos padres serenos, que no gritan ante el enfado y las frustraciones, entenderán que se puede estar enojado sin tener que gritar por ello.

 

Libros que ayudan a aprender a no gritar a los hijos

 

 

Educar sin gritar

Aprender a no gritar a los hijos

Educar sin gritar

 

 

 

 

 

 

 

 

Aprender a no gritar a los hijos

Educar sin Ira

EN EDICIÓN

 

 

 

 

 

 

 

 

Más libros Recomendados

 

Ayúdame a crecer:

Escribir comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Comentario *






error: Contenido Protegido.